skip to Main Content
Medidor Caudal

Medidores de caudal

El caudalímetro industrial se ha convertido en un instrumento imprescindible para los profesionales a la hora de medir flujos en el sector industrial. Es la variable que más se mide y resulta esencial en el control de los procesos de producción para evitar fallos en el sistema y también para conseguir la máxima eficiencia energética posible.

Se pueden medir los líquidos, gases y vapores de manera lineal, no lineal, el caudal volumétrico o la masa, y a la hora de la medición, parámetros como la densidad, la presión, la temperatura o la viscosidad pueden influir de manera decisiva.

Por tanto, los profesionales deben conocer a la perfección los caudalímetros de gas natural que hay en el mercado para una medición de caudal óptima y fiable. Si no se conocen bien será difícil que elijan el medidor perfecto que se ajuste a las necesidades de la instalación. Normalmente, un caudalímetro debe cumplir con los siguientes requisitos:

Mide los líquidos, gases o vapores en un proceso determinado.

Controla las cantidades adicionales de otras sustancias que aparecen en el proceso.

Mide el reparto de vapor en una planta industrial.

Mantiene una proposición dada entre distintos fluidos.

Los caudalímetros miden la velocidad de un fluido a través de una conducción determinada, es decir, en su tránsito por la tubería, de ahí que sean tan importantes para determinados sectores industriales saber la cantidad real de producto que circula por la conducción (por ejemplo bebidas o alimentos líquidos en plantas de procesamiento de alimentos), para monitorizar y optimizar al máximo todos los procesos de producción de la planta.

¿Qué medidor elegir?


Para elegir un buen caudalímetro, el profesional debe valorar bien el fluido a medir, la instalación industrial y sus procesos de producción. De esta manera, se decantará por un equipo capaz de efectuar las mediciones más fiables y aportar información valiosa a la hora de lograr el mayor ahorro y eficiencia energética posible para la empresa.

Otros factores que también hay que tener en cuenta

  • Formación y conocimiento del personal de la planta y su experiencia con la calibración y el mantenimiento.
  • Disponibilidad de la empresa de piezas de repuesto en la instalación industrial.
  • Historial de fallos en el sistema.
  • Si el caudalímetro ofrece una información de la velocidad del caudal continua o totalizada y si estos datos pueden transmitirse en remoto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top