skip to Main Content
13

Bombas de agua: averías más habituales y soluciones

Existen muchos tipos de bombas de agua pero algunas averías pueden evitarse con un mantenimiento adecuado e incluso puedes repararlas tú mismo/a. Recorremos aquí las averías comunes de las bombas de agua y su solución.

Existen muchos tipos de bombas de agua de uso doméstico, con prestaciones y características diferentes que varían en función de la aplicación que tengan: suministro de agua potable, evacuación, calefacción, depuración de piscinas, etc. A pesar de esta diversidad, muchas de las averías que suelen producirse son comunes y pueden evitarse con medidas adecuadas de mantenimiento preventivo como son limpiar con regularidad los filtros, revisar el lubricado o comprobar las conexiones.

Si a pesar de todo se presenta una avería, es importante que puedas detectar de dónde procede. A continuación, hacemos un repaso de las averías más habituales que pueden afectar a las bombas de agua de superficie y sumergibles y te proponemos algunas ideas para solucionarlas.

Avería: La bomba no arranca

La bomba de superficie no arranca

Es muy probable que se haya producido un problema eléctrico que puede tener como causa:

El condensador: es un cilindro de color blanco que sólo encontrarás en bombas con potencia eléctrica monofásica. Es el encargado de dar la potencia necesaria al motor para que arranque. Si se ha averiado el condensador, tendrás que sustituirlo por otro que tenga las mismas características. Asegúrate de que hayas conectado bien los dos cables.

Un paro térmico: la bomba suele llevar protectores de seguridad para evitar que se queme. El motor de la bomba puede calentarse ya sea por falta de refrigeración o por exceso de trabajo. Cuando eso ocurre y la bomba se calienta demasiado o se queda sin agua, automáticamente se para. Comprueba que el agua está llegando a la bomba y que el tubo de aspiración nunca se quede vacío.

Las conexiones: al funcionar, la bomba emite vibraciones que con el tiempo pueden ir aflojando las conexiones eléctricas. Es fácil comprobar si eso ha ocurrido abriendo la caja y apretando de nuevo las conexiones.

La bomba sumergible no arranca

Posibles causas de la avería:

Falta de agua: si el depósito o el pozo se quedan sin agua la bomba se para por seguridad. Comprueba por qué se ha cortado el suministro de agua y soluciona el contratiempo.

Acumulación de aire entre la válvula de retención y la bomba: con mucha frecuencia, al instalar una bomba sumergible se comete el error de colocar la válvula de retención demasiado cerca de la boca de salida. Eso favorece que el aire se acumule entre la válvula y la bomba y que con ello la bomba se quede sin agua en su interior y pierda fuerza de impulsión. Es recomendable poner la válvula de retención a una distancia mínima de 1m de la bomba.

La sonda de nivel: las sondas indican a la bomba sumergible cuándo arrancar o parar. Si una sonda se estropea, la bomba deja de funcionar.

El condensador: es un cilindro de color blanco que sólo encontrarás en bombas con potencia eléctrica monofásica. Es el encargado de dar la potencia necesaria al motor para que arranque. Si se ha averiado el condensador, tendrás que sustituirlo por otro que tenga las mismas características. Asegúrate de que hayas conectado bien los dos cables.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top